La virginidad


Mientras leía el “Tratado sobre la virginidad”, escrito por san Ambrosio en el año 340, traducido al castellano por el fraile benedictino Simón Andrés, en 1942. Me ha llamado la atención en el capitulo VII, lo siguiente, a saber: “ Si hay alguno que piense que el voto de castidad disminuye el género humano, que se fije cómo donde hay menos vírgenes hay también menos hombres: Mirad cuántas vírgenes se consagran anualmente en Egipto, en Oriente y en África. Pues bien, entre nosotros es menor la natalidad que entre ellos el número de vírgenes. (…) Pero si aún persiste alguno en prohibirlo, que se oponga también a que haya esposas honestas, pues más fecundas pueden se siendo incontinentes. Que guardando fidelidad al esposo ausente...”

Comentarios