La fe


Quienes alcanza la fe trascienden al sujeto y al objeto. Ésta es la única verdad fundamental. Si trasciende la diferenciación entre sujeto y objeto, cualquier momento del día se convierte en una ocasión única, y cualquier actividad cotidiana, como mirar, escuchar, comer o beber, se transforma en una oportunidad para alcanzar la fe. No es cuestión de una práctica prolongada ni de efectuar grandes esfuerzos. Lo reconozcas o no, así son las cosas. Por esos se dice: “ Sólo la experiencia de la fe te permitirá comprender lo incomprensible”. Si utilizas las palabras para designar y describir la fe, jamás llegarás a comprenderla, pero si no utilizas las palabras, tampoco la comprenderás.

Comentarios