Falta de vocaciones

Hoy es el día de san José, padre putativo de Jesús. Y también el día de las vocaciones. Me hago la siguiente pregunta ¿Por qué hay tan pocas vocaciones?, ¿por qué es tan difícil entrar en el seminario?, ¿ qué es lo que falla? Creo que el concepto de captación. El arte de formar conceptos contradictorios, es decir, que unen en sí una idea y la negación de esta idea. El concepto de base así engendrado utiliza la doble propiedad del ser humano, de ser una facticidad y una trascendencia. Estos dos aspectos de la realidad humana, en verdad, son y deben ser susceptibles de una coordinación válida. Si a los candidatos no se evalúan por su ser, sino por su entorno, si a los candidatos no se le evalúan por su fe, sino por la de sus familiares. El concepto de captación falla y los seminarios continuaran vacíos.

Una salida a la falta de vocaciones son los diáconos permanentes. Aquí entra el concepto de captación. ¿Quién se presenta la candidatura a diácono permanente? En una sociedad libre donde la mujer no depende del marido esto debería estar superado. A su esposa se le pedirá su autorización, pero no su acompañamiento. Como ser libre irá cuando quiera, pues ella no se presenta al diaconado. Creo que es un factora a tener en cuenta, entre otros.

Comentarios